Consejos para elegir tu cepillo de dientes

Una de las mayores preocupaciones de nuestros pacientes es la de realizar correctamente su rutina de higiene diaria. Desde la elección de un cepillo adecuado, hasta la elección de un enjuague adecuado, cada paso es importante para lograr una salud oral óptima y no tener las tan temidas molestias en la boca.

Hoy nos vamos a centrar en la elección y uso del cepillo de dientes. Cepillo manual, eléctrico, cerdas más duras o más blandas, técnica de cepillado correcta, cada cuánto cambiar mi cepillo…

PNG-PARA-PUBLICACIONES¿CEPILLO MANUAL O ELÉCTRICO?

Para la mayoría de la población es más conveniente el empleo del cepillo eléctrico ya que está demostrado que elimina de forma más eficaz la placa bacteriana y tiene un mecanismo de control de la presión que reduce el riesgo de abrasión del diente y la pérdida de esmalte.
Aún así sigue habiendo casos en los que lo ideal es utilizar un cepillo manual. Es el caso de los niños que aún no tienen la dentadura definitiva y que aún están aprendiendo las técnica de lavado.

También es más recomendable en circunstancias concretas como puede ser haberse sometido recientemente a algún tratamiento, cirugía o llevar ortodoncia. En estos casos debemos elegir unas cerdas más suaves.

PNG-PARA-PUBLICACIONESTÉCNICA DE CEPILLADO

Las recomendaciones siempre serán las mismas independientemente del tipo de cepillo. La forma más sencilla de asegurarnos que limpiamos bien los dientes es dividir la boca en cuatro zonas y dedicar a cada una alrededor de 30 segundos sin olvidarnos de cepillar la parte interna de los dientes.

De esta forma nos aseguramos una buena limpieza a falta de lavar la lengua. Mucha gente no presta importancia al cepillado de la lengua y esto es una de las causas más comunes de la halitosis.

Recuerda repetir esta técnica un mínimo de dos veces al día y, a ser posible, después de cada comida.

PNG-PARA-PUBLICACIONESCADA CUÁNTO TIEMPO DEBES CAMBIAR TU CEPILLO

En este aspecto vuelve a ser indiferente que hablemos de cepillo manual o eléctrico. Aunque en el cepillo eléctrico sea menos evidente el desgaste de las cerdas, también están perdiendo efectividad. Además también pueden acumular bacterias.

También afecta a su vida útil el hecho de no cuidarlos. Tras su uso recuerda enjuagarlos, secarlos bien y guardarlos en un sitio abierto para evitar la aparición de gérmenes.

En ningún caso utilices el mismo cepillo de dientes durante más de tres meses.

Leave a Reply