Molares de juicio

¿Por qué se llama así?

Los Terceros Molares son llamados comúnmente Mueles del Juicio o Cordales, pues a la edad en que aparecen (16-20 años) se supone que la persona ya tiene un juicio o está cuerdo, a diferencia del resto de la dentición definitiva. El nombre surge porque en la antigüedad la única forma de ver que alguien era mayor de edad eran dichas muelas, y si las tenías, ya eras un adulto, por lo tanto todos tus pecados irían contigo a tu juicio final.

¿Por qué debemos extraerlas?

Actualmente la mayoría de los niños requieren tratamiento ortodóntico para conseguir una sonrisa estética, armónica y funcional y evitar problemas bucales en el futuro. Este tratamiento pone de manifiesto aún más la discrepancia existente, en la mayoría de seres humanos, entre el tamaño insuficiente de ambos maxilares y el tamaño de los dientes.

Esto se traduce en que los últimos molares en erupcionar no “quedan” y queden incluidos, dando lugar a problemas inflamatorios e infecciosos o a que favorezcan el apiñamiento del resto de dientes. Por eso la indicación para extraer los cordales es tan frecuente en edades comprendidas entre los 17 y 24 años.

¿Por qué deben ser extraídos por profesionales cualificados?

La cirugía del tercer molar incluido es la técnica quirúrgica más frecuente realizada en la consulta odontológica, teniendo una gran variabilidad clínica y un gran riesgo de complicaciones operatorias y postoperatorias. Es por ello que para afrontar una cirugía de cordales se requiere de una buena formación y una pericia y experiencia técnica para dar solución a esta patología, contando siempre también con todos los medios técnicos y diagnósticos necesarios.