Principales problemas en los dientes de los niños

ortodoncia infantil

¿Tienes niños? Pues este post te interesa. Y es que es normal que nos preocupe la salud bucodental de nuestros hijos. De hecho, casi todas las cosas que escapan de lo normal suelen estar relacionadas con una patología. Por ello, te recomendamos que visites a un profesional. Una opción estupenda es recurrir a la clínica dental Blanco del Campo, donde destacamos por nuestra experiencia en salud periodontal en Asturias.

Dientes mal colocados

La mala colocación de los dientes suele estar relacionada con los problemas de respiración. Otitis, sinusitis, vegetaciones, reflujo, apneas, amigdalitis o faringitis son casi siempre una consecuencia directa de respirar por la boca y no cerrar los labios en reposo. Los primeros en sufrir son los dientes, que se colocan allí donde pueden en un hueso que se ha tenido que adaptar a la nueva forma de respirar. Un diagnóstico temprano hará que el tratamiento a realizar sea mucho más rápido y sencillo. Si buscas un dentista de niños en Oviedo, Vegadeo o Cangas del Narcea, ¡somos tu opción!

Caries

Posiblemente sea el problema más frecuente. De hecho, casi el 20% de los niños de hasta 3 años las sufren y cuatro de cada diez tengan una caries antes de cumplir los 5. Por eso, como padres, debemos revisar siempre la boca de nuestros hijos cuando cepillamos sus dientes. En caso de que veamos una mancha o agujero, es necesario acudir a un dentista para niños en Asturias. De esta forma, podremos ofrecerte soluciones muy poco invasivas y actuar de manera eficaz sobre cualquier problema.

Mala oclusión o apiñamiento

Es importante llevar a nuestros hijos al dentista en el caso de que puedan sufrir una mala oclusión o un apiñamiento de sus dientes. Es fundamental un diagnóstico y un tratamiento tempranos para evitar problemas bucodentales futuros. Una manera de detectar de manera temprana el posible apiñamiento de los dientes de nuestros hijos es revisar que exista algo de espacio entre sus dientes de leche. Los dientes definitivos ocupan más espacio, por lo que, de no tenerlo, su erupción podría conllevar problemas. Una correcta alimentación y respiración también resultan cruciales en este caso.

Traumatismos

Las caídas forman parte de todo proceso de aprendizaje. Nuestros pequeños están acostumbrados a irse al suelo cuando empiezan a caminar o a jugar con sus amigos, aunque ello también genere cierto riesgo para sus dientes. Y es que pueden sufrir golpes de todo tipo en la boca que pueden afectar al diente y generar infecciones de todo tipo. Por ello, lo primero que tendremos que hacer es lavar la boca con abundante agua y retirar la sangre que pudiese aparecer. Después, presionaremos sobre la herida para que se detenga el sangrado. Ello evitará que otras zonas de la boca pudiesen infectarse por culpa de la mucosa.

Igualmente, tendremos que ir al dentista si nuestro pequeño ha perdido su diente o parte de él. No se realizará ningún implante si se trata de un diente de leche, pero se examinará para evitar que se haya quedado dentro. Si se trata de un diente definitivo, tendremos que meterlo en leche o suero fisiológico y acudir lo más rápido posible al dentista para que se lo coloquen. Una alternativa para evitar traumatismos es utilizar protectores dentales. En especial, si hacen deporte.